Buscar:

domingo, 19 de mayo de 2013

La Fuente de Las Nereidas de Lola Mora en Bs As.




El 21 de mayo de 1903 se inauguró 
la FUENTE DE LAS NEREIDAS
joya porteña creada por la escultora  Lola Mora



Dolores Mora de Hernández era el  nombre verdadero de esta artista. Nacida al sur de Salta,  en EL Datil, y bautizada en Trancas en Tucumán, de allí que ahora tucumanos y salteños peleen por su coprovinciana.


Sólo dos esculturas llevan la firma que aparece arriba, ya que es la de casada, se trata de las esculturas del mausoleo de La Recoleta de la .flia. Lecube.

Luego de realizar carbonillas sobre los gobernadores tucumanos logró una beca para capacitarse en Italia. Allí realizó esta obra en  mármol blanco de Carrara en agradecimientos a quienes le dieron la oportunidad por ser becada para perfeccionar su técnica en una de las cunas del arte más importante, Roma. Allí la diseño y esculpió,  acompañó las piezas en barco hasta Bs. As., donde las ensambló. Ingenuamente Lola pensó su emplazamiento en la Plaza de Mayo, pero las esposas de nuestros gobernantes al ver la desnudes femenina cambiaron sus planes.

Hoy la encontramos en la entrada de la Reserva Natural de Costanera Sur de la Ciudad de Buenos Aires.





La fuente representa a las Nereidas, ninfas del mar con forma de mujer hasta las rodillas desde donde aparecen aletas de pez, sosteniendo una carola de mar que encumbra a Venus, diosa de la belleza y del amor. Es una alegoría del mito grecorromano del nacimiento de la  diosa Afrodita o Venus, según el cual este surgimiento se diera  de la espuma del mar.


Frente a los obstáculos y difamaciones para con su obra ella contestó:
 "Cada uno ve en una obra de arte lo que de antemano está en su espíritu; el ángel o el demonio están siempre combatiendo en la mirada del hombre. Yo no he cruzado el océano con el objeto de ofender el pudor de mi pueblo(...). Lamento profundamente lo que está ocurriendo pero no advierto en estas expresiones de repudio -llamémosle de alguna manera- la voz pura y noble de este pueblo. Y esa es la que me interesaría oir; de él espero el postrer fallo." 









Luego de desistir que fuera emplazada en la Plaza de Mayo, fue colocada en el Paseo de Julio (actual Avenida Leandro N. Alem) en la calle Cangallo (hoy Juan Domingo Perón). A la ceremonia no asistió ninguna mujer.







 Inspirada en la Fontana de Trevi, la fuente se inicia con una gran valva marina que contiene las masas oceánicas de la que emergen los caballos, representación de los continentes, tratados de ser dominados por los hombres, los tritones.

Lola confeccinó esta alegoría en su fuente, con un excelso trabajo.Nada liviano, desde ningún punto de vista, porque necesitó de fuerza física para esculpir y de ánimo para enfrentar las críticas infundadas.



Pero la presión de las ligas moralistas obligaron a un nuevo  exilio, en 1918 terminaron colocándolas a orillas del Río de la Plata, donde el tiempo se encargó de rodearla de un exuberante verde, en  donde aún permanece.

El grupo escultórico de filiación renacentista y formas y texturas de estilo barroco, con una típica composición espiralada nos obliga a bordearla para recorrerla, mientras que deja una zona informe, es decir,  la apariencia natural sin trabajar, un toque del estilo  impresionista contemporaneo a Lola en Europa.

Venus resguarda el sueño de Buenos Aires, envuelta del fresco viento que llega desde la Reserva Ecológica Sur y el Río de la Plata y ennoblece las pasiones amorosas de los porteños.

También sus esculturas pedidas para el Congreso de la Nación fueron exiliadas a una de las capitales más distantes de la nacional, San Salvador de Jujuy. En marzo de 2014 se intentó volverlas a traer en forma de réplicas para emplazarlas en las escalinatas sobre la calle Entre Ríos.


Lola fue una mujer que trabajó en forma infatigablemente. Su genialidad está presente con obras en el pasaje Juramento, detrás del Monumento a la Bandera en Rosario, en una fuente delante de la Universidad de Bahía Blanca, en la Casa de Tucumán en los relieves de los  frisos del patio posterior, en esculturas de la Independencia en San Miguel
de Tucumán, la estatua de Eco en el Zoológico de Bs. As., el grupo escultórico en recordación de Alberdi también en Tucumán, en el tintero presidencial, y contribuido en parte del Monumento de la Batalla de Salta, , entre otras muchas obras.

Si te interesa podes leer los artículos:

Réplicas de Lola Mora en el Congreso de la Nación
Retrospectiva sobre la obra de Lola Mora
Las mujeres que descansan en La Recoleta

No hay comentarios:

Publicar un comentario