Buscar:

domingo, 27 de octubre de 2013

Los femicidios más destacados en la Argentina reciente


El témino Femicidio es según la escritora estadounidense Carol Orlock quien lo acuñó en 1974 y utilizado públicamente en 1976 por Dia Russell ante el tribunal Internacional  de los Crímenes contra las Mujeres en Bruselas, el modo de denominar la denuncia a la naturalización de la sociedad hacia la violencia sexista en su máxima expresión.
El Femicidio es el asesinato cometido por un hombre hacia una mujer, en forma directa o de  algún pariente o personas allegadas a ellas. En la Argentin se dió un triste caso en la ciudad de Lincoln. Éste es el concepto trabajado por Adriana Marisel Zambrano del Observatorio de Femicidios en Argentina, coordinado por ella a través de La Asociación Civil La Casa del Encuentro.
En el mundo del 50 al 70% de los asesinatos de mujeres son perpetrados por sus maridos, novios, convivientes o ex de todas estas figuras, como lo expone el gráfico que se encuentra arriba de este párrafo.


El feminicidio es una palabra que sirve para indicar a cualquier tipo de homicidio con dolo realizado contra una o más mujeres. El término “Feminicidio” puede utilizarse como sinónimo de “femicidio”, no es un término jurídico, sino un concepto de análisis social que surgió del libro “Femicide. The politics of woman killing” de las autoras Diana Russell y Jill Radford. Éste libro trataba sobre la violencia que sufría la mujer por el solo hecho de ser mujer y  fue reforzado por otro texto coetaneo, de la autora Mary Anne Warren. Ambos libros, sirvieron a la antropóloga mexicana María Marcela Lagarde y de los Ríos, quien pulió el término “Femicidio o Feminicidio” (indistintamente). 


En nuestro país y desde la vuelta a la democracia el primer caso más resonante sobre el tema fue el asesinato de Alicia Muñoz, perpetrado por el ex campeón mundial de boxeo Carlos Monzón el 14 de febrero de 1988 a las 6 de la mañana en la casa de Mar del Plata.  Antes se escucharon  gritos y peleas, se supone que  la discusión tenía que ver con el tema de la cuota de alimentos que Carlos no le estaba pasando por el hijo de ambos, que se cree estaba durmiendo en una habitación cercana. Luego el cuerpo cayó del balcón y Muñoz gritó: “Alicia se mató, Alicia se murió”.

Apenas una bombacha  tapaba lo que le quedaba de dignidad al cuerpo de Alicia, tirado su cuerpo yacía en el suelo, lo que se reprodujo ampliamente sin ningún pudor por parte de los medios masivos de comunicación.
La tapa de la revista que acompaña lo dice todo “murió”, en vez de “fue asesinada”, “la mujer de Monzón” , parecería que no tenía nombre ni  entidad independiente, era una propiedad más del boxeado.
A pesar de negarlo Monzón,  la autopsia determinó  que le apretó el cuello hasta que quedó casi inconsciente, y él la tiró por el balcón. Para la justicia fue declarado culpable, obró con plena conciencia, y el 3 de julio de 1989 lo condenaron a once años de prisión por ello. La defensa  dijo que no obró como un asesino sino ayudado por el alcohol, ya que había tomado cerveza horas antes en una salida que ambos tuvieron juntos. Uno de los mito sobre violencia más arraigados.  
Se sabía que Carlos fue un “pegador serial”, les pegué a todas mis mujeres y a ninguna le pasó nada”, explicó el ex campeón mundial en la indagatoria realizada por el juez Jorge García Collins .

Le siguió el caso protagonizado por Ricardo Alberto Barreda, un odontólogo de La Plata, quien perpetró un femicidio múltiple en 1992 al  asesinar a su esposa, Gladys McDonald, a su suegra, Elena Arreche, y a sus dos hijas, Cecilia y Adriana Barreda. Luego se deshizo de la escopeta y cartuchos y con la intención de hacer pasar esto como un robo, desacomodó los muebles y tiró papeles.  Luego se fue al zoológico, luego al cementerio y más tarde a un hotel alojamiento con su amante, Hilda Bono.
Al regresar a  la noche a su casa dio parte a la policía y  se mostró tranquilo,  contó la historia del robo pero a los pocos días terminó  confesando la verdad. Su defensa dejó trascender que en realidad se trataba de emoción violenta a causa de un supuesto maltrato que ejercían permanentemente sobre él las mujeres de la familia.
Bartolomé Capurro, perito, declaró que Barreda padecía de "psicosis delirante". Esta teoría solo fue aceptada por uno de los tres jueces, y Barreda fue condenado a reclusión perpetua, por triple homicidio calificado y homicidio simple en 1995.  Pero  a principios de 2008 le concedieron el beneficio del arresto domiciliario, por su buena conducta y por ser mayor de 70 años.

El 27 de mayo de 1996, la sociedad argentina se volvió a  sacudir con un nuevo femicidio, Fabián Tablado  mató a Carolina Aló su joven novia con de 113 puñaladas, fue condenado pero a  principios de 2011 logró la libertad condicional. Aunque los padres de Carolina siempre lucharon por  la perpetua, sin embargo no lo lograron, está libre, aún peor, se casó y tuvo un hijo de tres años y su actual esposa se retiró del hogar y está denunciando violencia de género por su parte. Evidentemete el tiempo en la cárcel no logró reconvertirlo. Hoy su exesposa y madre de su hijo está planteando  la internación del homicida en un psiquiátrico y quitarle las salidas laborales.


El 10 de Febrero de 2010, un hecho atroz sacudió la opinió púlica, el ex baterista de Callejeros, Eduardo Vásquez, roció con alcohol y prendió fuego a su esposa, Wanda Taddei, quien falleció 11 días después producto de las quemaduras que sufrió en su cuerpo. La versión de él fue de que se trató de un accidente pareció convincente para el entonces juez de la causa, Dafis Niklison, quien le dictó la falta de mérito y le otorgó la libertad hasta dos meses después de la reconstrucción de los hechos. Esta decisión fue reproducida por los medios de comunicación, quienes instalaron la idea de “impunidad ante el delito” que  invitó a la apropiación repetitiva de esta metodología de asesinato, ya que los potenciales homicidas hicieron una lectura del “crimen perfecto”.
 Wanda entro casi en coma pero llegó a denunciarlo, luego los padres hablaron de las idas y vueltas de la relación. 77 días de su casamiento, en cuya fiesta Vasquez en sus votos, le agradece a Wanda su perdón y su confianza se produce el episodio que terminó con la vida de la chica.

El tiempo en que por no tener condena firme Vasquez estuvo libre, hizo que centenares de hombres se sintieran impunes para cometer el mismo acto. Recién hace un poco más de un mes los jueces  descartaron la figura de emoción violenta y lo condenaron a perpetua, como reclaman las agrupaciones de mujeres.

En un caso muy cercano en el tiempo conocido con el apellido del atacante,  “Weber”, se estableció como condena 21 años de prisión, en el primer fallo en la Argentina que nombra ese delito como “tentativa de femicidio”. El episodio ocurrió el 2 de agosto de 2010, cuando Weber, disfrazado para parecer una persona mayor, y para evadir la orden perimetral que le impuso la justicia fue hasta la puerta de la escuela donde su ex esposa Corina Fernández iba a dejar a sus hijas. La atacó con un arma de fuergo, ella se salvó de milagro: dos balas impactaron en el tórax y un tercer proyectil, en el abdomen, pero sobrevivió.
 




Lamentablemente Corina había presentado 80 denuncias por los actos de violencia, amenazas y violaciones a las restricciones judiciales, pero las respuestas de la Justicia fueron ineficientes para protegerla.
Weber, fue condenado por los delitos de “tentativa de homicidio agravado por haber sido cometido con un arma de fuego” y “por tenencia ilegal de arma de fuego”. Además, la Justicia le sumó un año y medio por “amenazas” consecutivas.
Este es el primer fallo que nombra como intento de femicidio, aún cuando esta figura todavía no se haya incorporado a nuestro Código Penal.




FUENTES:
http://www.buenosaires.gob.ar/areas/des_social/mujer/observatorio_genero/pdf/informe_femicidios.pdf

http://www.perfil.com/policia/-20110913-0025.html

http://indecquetrabaja.blogspot.com.ar/2012/06/femicidio-decimos-basta.html

 http://www.noticabos.com/notas/destacadas/feminicidio.html

 http://www.lavoz.com.ar/temas/editorial

http://www.26noticias.com.ar/monzon-de-la-fama-al-ocaso-la-tragica-muerte-de-alicia-muniz-60250.html

 http://www.clarin.com/  29/05/12

Infobae (18 de septiembre de 2013).

www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-202476-2012-09-03.html por Mariana Carbajal

Ver en este sitio también:
 El círculo de la violencia
Cuidar a la mujer que denuncia porque la notificación de violencia puede llevar al femicidio
Noviembre violento
La Violencia puede empezar en el noviazgo

miércoles, 16 de octubre de 2013

Un mural de Antonio Berni llamado Mercado Colla fue recuperado por el MALBA y Retrospectiva hasta feb 15



Antonio Berni sigue sorprendiéndonos

El jueves 17 de octubre de 2013  se inauguró la exposición de un nuevo Mural de Antonio Berni, que había quedado oculto para el público en general al encontrarse en una quinta particular en San Miguel. Se exhibe en una sala del Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (Malba), en Figueroa Alcorta 3415 de la Ciudad de Bs As.

Desde octubre del 2014 hasta febrero del 2015 se presenta una retrospectiva sobre sus series Juanito Laguna, Ramona Montiel y sus Monstruos, con piezas traidas de EEUU, Bélgica y prestadas por instituciones publicas y colecciones privadas. Imperdible!!!!!!!!!!


No bien el público sube al primer piso y se deja llevar por la galería, un especie de magnetismo lo lleva directamente a encontrárselo frente a frente, junto con bosquejos y grabados de la misma temática.

El mural,  que no tenía nombre registrado, terminó llamándose  "Mercado colla" o "Mercado del altiplano"porque en él Berni "exalta la etnia americana y mestiza colla como arquetipo del norte argentino, pero también de Perú y Bolivia, a la vez que rescata su cultura, su forma de vida, sus vestimentas coloridas y sus labores", según dicen los restauradores  y curadores del museo.


Junto con el mural se exhibieron 15 aguafuertes realizadas en los años 40 (impresas en 1951) cedidas en comodato por José Antonio Berni, hijo del artista; además de un video documental realizado por El Pampero Cine, que mostrando el proceso de extracción del muro, traslado, restauración y emplazamiento final en Malba.

El mural  Mercado Colla o Mercado del  altiplano  (ca. 1940) amplía la presencia de Berni  en
la colección de Malba, que guarda uno de los conjuntos más importantes del artista, con obras y períodos clave de su producción: el ciclo surrealista con piezas como Susana y el viejo (1931) y La puerta abierta (1932); el Nuevo Realismo con Manifestación (1934) y La mujer del sweater rojo (1935); sus series de Juanito Laguna y Ramona Montiel con La gran tentación (1962), el xilo-collage-relieve Ramona y el viejo (1962), El pájaro amenazador (1965) y Juanito dormido (1978); y Chelsea Hotel (1977) de su etapa en Nueva York, entre otras piezas centrales del artista.

Este mural de 1,29 por 3,30 metros fue realizado con la técnica del "fresco buono", mezcla de pigmentos  con  color  y  cal aplicada a la pared con cal fresca, fechada  entre  1936  y  1943, y tiene una temática americana-indigenista.  Había quedado documentado fotográficamente en el archivo Berni de la Fundación Espigas.

Hace un tiempo el ex-curador en  jefe del museo Marcelo Pacheco  se  acercó a  una  quinta  de la localidad de San Miguel (Pcia. de Bs As)  para certificar la autenticidad del mural. En octubre de 2012 la obra se  constituye en la primera compra realizada por el Comité de Adquisiciones de  Malba  (CDA).  La  negociación  con  su  ex  dueño,  el  titular  de  una  importante   firma farmacéutica se cerró en 110 mil dólares, aunque el valor final con el mural ya restaurado es de más de 1 millón y medio de pesos.

Era un mural exterior, tenía una gran rajadura en un ángulo, estaba despintado en varias zonas y hasta se había construido una ventana en medio."Hubo que extraerlo de la pared en que estaba y reparar los daños, un arquitecto y un grupo de profesionales se encargaron de comenzar la restauración en la quinta y luego la finalizaron en el museo".


Durante seis meses, un destacado equipo de profesionales argentinos, encabezado por la restauradora Teresa Gowland de Frías y el arquitecto Marcelo L. Magadán, trabajó con las mejoras técnicas de traslado y restauración hasta su emplazamiento final en una de las salas del museo.





Antonio Berni fue un gran artista, que durante su larga vida, desde 1905 a 1981,  recorrió una amplia búsqueda estética que lo hizo incursionar desde el realismo, surrealismo, collage, muralismo, etc., etc. siempre con una gran sencibilidad por las problemáticas sociales.
En referencia a los murales el artista escribió en 1942: “La pintura mural debe ser cuidada y mantenida en su pureza, porque ella tiene valores públicos de cultura, como lo tienen los monumentos de la ciudad. La pintura mural cumple una misión distinta a la que puede ejercer la pintura de caballete: individual y de uso privado. La pintura mural tiene su porvenir en el futuro inmediato, y ya lo tiene hoy cuando las grandes muchedumbres se ubican en un plano positivo como elementos participantes de la cultura”.

Se desconoce la fecha de su ejecución, pero se calcula que podría haber sido hecha entre 1936, cuando Berni realizó su primer viaje por el Noroeste Argentino, y 1943, luego de su segundo viaje por la Puna, en el que pasó por Bolivia, Perú, Ecuador y Colombia, gracias a una beca de la Comisión Nacional de Bellas Artes para estudiar las tipologías de las culturas coloniales y precolombinas en Latinoamérica. 

El mural pertenece a una época clave en la producción de Berni en la que refuerza su compromiso con la realidad social. La pieza se inscribe dentro del “Nuevo Realismo”, doctrina estética que el artista inició en 1934, luego de la visita al país del mexicano David Alfaro Siqueiros. Período clave: en la misma época en que el rosarino pintó este mural, creó también otras obras fundamentales para el arte argentino: Manifestación (colección MALBA), y Desocupados (colección particular), las dos de 1934, que fueron rechazados por el Salón Nacional y Chacareros, que pudo ser expuesta porque en el centro de la composición ubicó una mujer con un niño en alzas, que hizo pensar al jurado en las madonnas renacentistas y abstraerse del resto que correspondía claramente al conflicto relacionado con el Grito de Alcorta.



 Recordemos que  Berni refuerza su visión del arte comprometido con la realidad social al integrar con Lino E. Spilimbergo, Juan C. Castagnino y Enrique Lázaro, el equipo que ayudó a Siqueiros a pintar otro mural que estuvo escondido en otra quinta, en Don Torcuato, "Ejercicio plástico", que, tras una historia accidentada, hoy se exhibe en el Museo del Bicentenario. (ver artículo del Mural del Bicentenario en este blog)


En esos años, Berni había descubierto el NOA del país y, a partir de 1936, realizó un conjunto de obras dedicadas a la exaltación del carácter de la Puna y sus habitantes. Significó el encuentro con la raza indígena y con una cosmovisión común a gran parte de los países de la región. De esta temática, Berni pintó además un mural en la entrada de su casa (ca. 1940), supuestamente destruido; los grandes óleos Jujuy (1937), hoy colección del Museo de la Patagonia Francisco P. Moreno, Bariloche; y Mercado indígena (1942) desaparecido; tres acuarelas tituladas Boceto de composición (1942) y otras dos, Apuntes de paisaje (1943), además de dos óleos, Coyas en el Altiplano (ca. 1940-1942) y Boceto para Mercado indígena (1942), todas de la colección del Museo Nacional de Bellas Artes. 
En Mercado colla o Mercado del altiplano, el artista exalta la etnia americana y mestiza colla como arquetipo del Norte Argentino, pero también del norte chileno, Perú y Bolivia, a la vez que rescata su cultura, su forma de vida, sus vestimentas coloridas, sus labores y su forma de comercio en su entorno geográfico: el paisaje árido de montañas del altiplano de la Puna y el poblado de arquitectura colonial-española. 

No te olvides que hasta fines de febrero del 2015 se presenta una retrospectiva del autor haciendo hincapié en sus series Juanito Laguna y Ramona Montiel  y favorita de los chicos "Los Monstruos", con obras que se encontraban en EE UU, Bélgica, España, tanto en Museos como en colecciones particulares, imperdible, lo más destacado es la exhibición de los tacos de los grabados, donde por supuesto también incorpora objetos poco ortodoxos según las técnicas de grabado clásicas. Una ocasión para acercar a los niños al arte, es hermoso verlos agachandose para ver detalles, preguntando sobre Juanito,  salen fascinados.

Fuentes:

http://quehacemosonline.com.ar/mural-indigenista-de-antonio-berni/

Yahoo noticias agencia EFE.

Revista Ñ

Mercedes Pérez Bergliaffa. Diario Clarín. Buenos Aires. 15 de octubre de 2013.