Buscar:

martes, 24 de septiembre de 2013

Disfrutando San Isidro con todos los sentidos.


Un paseo por San Isidro que conjuga  todos los sentidos.


La salida se realizó el 19  de octubre de 2013. A las  8hs. salimos desde  Monte Grande los alumnos de historia del Arte Universal e historia del Arte Argentino, junto con la profe  para transportarse en nuestra historia y ver en vivo y en directo lo tratado en clase. Por supuesto sumamos amigos/as y maridos.

Partimos  tempranito para estar a media mañana entrando en la Catedral Neogótica de San Isidro donde disfrutamos con los rallos solares multicolores que dejan pasar  sus vitrales. Y  encontraremos uno de los pocos Cristos de Cuatro Clavos existentes en Argentina.

Salimos para recorrer caminando un circuito de 300 mts.  descubriendo desde el  excelso Plateresco del Colegio de San Juan el Precursor, hasta las casas quintas de personajes destacados de nuestra historia, nuestra literatura y ciencia de la etapa virreinal-criolla: Mariquita Sánchez de Thompson, Luis Vernet, Dr. Muñiz, la mujer que vivió tres siglos, etc.

El recorido peatonal terminó en el Colegio de San Juan el Precursor, ejemplo de un exquisito estilo plateresco, que se encuadra dentro del barroco español, raro de encontrar en Bs.As..



















Bajamos las barrancas donde encontramos una feria artesanal para ingresar a la Estación del Tren de la Costa, un viejo ramal por mucho tiempo olvidado, muestra del típico gótico inglés felizmente rescatado y restaurado. 




Marchamos hasta la costa  del  Río de la Plata para almorzar disfrutando de su brisa, del sol, sus arboledas y el colorido de las velas de embarcaciones y de distintas expresiones de deportes náuticos.





















Volvimos a ascender las barrancas observando de frente la multiplicidad de verdes y colores que                                                                                             nos  presentaba  la primavera en su plenitud.


Recorrimos la Casa-Museo Pueyrredón, una de las pocas casonas de origen virreinal en pie, recientemente restaurada, cuidada como un tesoro, muy  cerca de Bs. As.. Escenario de personajes claves de nuestra historia política, militar, artística y social. Juan Martín de Pueyrredón, el director supremo que
gobernaba cuando se declaró

 nuestra independencia, San Martín, Roque Saenz Peña y 
los miembros más destacados de las familias patricias visitaban los fines de semana la casa-quinta. Es un verdadero cofre que nos permitió disfrutar de más de 500 piezas entre mobiliario,  elementos de la vida cotidiana, de obras de arte sacro hasta las pinturas del propio  Pridiliano Pueyrredón (autor de la famosa Manuelita Rosas). Salimos al parque, en el borde de la barranca, permitiéndonos disfrutar de una gigantesca azalea, caminar por su añosa arboleda, testigo del planeamiento de batallas de nuestra independencia  y divisar el río hasta confundirse con el horizonte.


De allí  partimos a visitar Villa Ocampo, construida a fines del siglo XIX en un estilo pintoresquista inglés, hoy al resguardo de la UNESCO. Bordeada de un jardín que no se priva ni de delicias naturales como artísticas. Ingresamos para explorar  arañas de cristal, alfombras persas, porcelana francesa e inglesa y toda una serie de objetos que la familia Ocampo y en especial Victoria fue reuniendo de sus viajes por el mundo u obsequios de  famosos  escritores, artistas e intelectuales  extranjeros que supieron visitarla y  hospedarse en esa casa.




                        

Terminamos  tomando el  Té en el  Salón del  palacete para transportarnos desde los olores y sabores a otros tiempos.
   

No hay comentarios:

Publicar un comentario