Buscar:

domingo, 4 de agosto de 2013

Retrospectiva de la obra de Lola Mora.


De escandalosa a
 precursora.


Lola Mora pasó de ser considerada
transgresora y escandalosa,
a generar orgullo y  rivalidad entre tucumanos y salteños por su origen.


Durante mucho tiempo se la consideró tucumana, no hace tanto los salteños del Depto. de La Candelaria comenzaron a difundir la información de que era su coprovinciana.

En la finca que se ve debajo,  nació Dolores Candelaria Mora Vega, en el paraje de El Tala, departamento de La Candelaria, sur de la Pcia. de Salta a orillas del  río homónimo, que divide esta pcia. con Tucumán, el 17 de noviembre de 1866. En su memoria, el Congreso de la Nación Argentina instituyó esa fecha como día del escultor por ley 25.003/98.

                                      
La frágil salud de la bebé al nacer,  hizo que su familia se apresurara a darle el bautismo  en Trancas en  una capilla del norte tucumano, la más proxima a la finca fliar. Desde sus 4 años la flia se trasladará a San Miguel de Tucumán  donde hará su escuela primaria, y sus primeros estudios en arte, de allí tal vez las confusiones.

 

 Con  este dispositivo, correspondiente a la fotografía de la izquierda,  ubicado en la galería de la casona  de El Tala se purificaba el agua de la familia. Al lado se puede apreciar el rosal y la antigua reja que serviría de límite a la pequeña inquieta Lola durante su infancia.


Su vinculación con hombres importantes de esta pcia. de Tucumán, como Roca y Avellaneda que adquirieron importantes cargos nacionales, hasta la presidencia,  fueron aprovechadas para obtener una especie de mecenazgo, que le posibilitó por ej. viajes a Italia de perfeccionamiento.

                                                      
                                                                                           
Su obra más conocida fue la Fuente de las Nereidas que fue donada por ella en agradecimiento a la beca que recibió para continuar su formación en en Italia. En Roma vivió y recorrió esa ciudad empapada de las obras del Renacimiento y Barroco y diseñó y esculpió las figuras que trajo en barco, para ensamblarlas en el  Bs As de 1903. El sueño de emplazarla en Plaza de Mayo fue rápidamente reprimido por las convenciones moralinas de la época. Así comenzó estableciéndose en el paseo entre Casa Rosada y el Palacio de Comunicaciones y más tarde a la Costanera Sur, donde hace unos pocos años, la naturaleza  generó la reserva ecológica que le da un marco verde  privilegiado que hacen resaltar sus figuras de mármol de Carrara..
                                                                                                                                       
A pesar de haber perdido el concurso para participar del Monumento a la Bandera en Rosario, Pcia. de Santa Fé, Lola esculpió algunas imágenes que recientemente se sumaron al Pasaje Juramento que une el monumento con la Catedral, que emergen de las fuentes que se encuentran detrás del propileo.




 
 



















Tanto en el Cementerio de  la  Recoleta (Izq.) Mausoleo López Lecube, como en el de El Tala  (der.)    Flia. Zelarayan  se encuentran obras  menos conocidas de la escultora.

Su exquisita y prolífera obra hizo que Google la reconociera en el día del escultor.

                                                                                                                                                  


Tuvo un importante encargo para emplazar grupos escultóricos representando  La Paz, La Justicia, El Trabajo, El Progreso, La Libertad y Los Leones que serían colocados en los ángulos del Congreso Nacional, en Capital Federal, pero sus imágenes no fueron aceptadas para mostrarse en la Capital, lamentablemente sufrieron un exilio y  terminaron en  el parque que rodea el Palacio de Gobierno de San Salvador de  Jujuy, una de las capitales más lejanas de Bs As..
                            
                                                       


Envuelta y protegida en la vegetación del Jardín Zoológico de Bs As.  se esconde su  "Eco",como todavía sufriendo el castigo de Hera. Eco era una ninfa en el panteón Olímpico que distraía con sus conversaciones a Hera, lo que era aprovechado por Zeus para serle infiel a su esposa. Por ello fue castigada, ya no podría hablar, sólo  podía  repetir las últimas palabras que escuchaba.Y ahí sigue en medio del parque del Zoológico tratando de captar  voces humanas, para sólo poder repertirlas.

Como ya conté en mi artículo sobre el Monumento al 20 de Febrero en Salta Capital,  también colaboró en la realización  del grupo escultórico sobre la Batalla encabezada por Belgrano en el Campo de Castañares, en esa  ciudad.

De espíritu libre, no se acogió con sumisión a las reglas sociales establecidas para una mujer de su época: uso pantalones para trabajar, viajó sola, se casó ya grande y con un hombre mucho más joven que ella, y luego se divorció.
Su casamiento se realizó en 1909 y la ceremonia religiosa  en la Basílica del Socorro;  la madrina fue Rosario Clorinda G. de Avellaneda, esposa de Marco Avellaneda, a su vez hermano del expresidente Nicolás Avellaneda.

Inquieta, aún se atrevió a embarcarse en la búsqueda de petróleo en Salta. Vivió entre 1926 Y 1930 en Rosario de la Frontera con ese fin en la  FINCA LAS BATEAS,  en la ladera E del Cerro Termas. Allí todavía estánlas ruinas de la casa que ocupó.



Como los genios polivalentes del Renacimiento encontramos en Tucumán gran cantidad de obras: carbonillas de los gobernadores de esta provincia en el Museo Histórico, la escultura en marmol de la Libertad en la Plaza Mayor,  frente a la estación del ferrocarril Central se emplaza un grupo escultórico del mismo material  en honor a Juan B Alberdi, un tucumano que con sus "Bases" inspiró a los constituyentes de 1853, y los relieves en metal del patio trasero de la Casa Histórica de la Independencia.

























 


Detalle representando las
inclinaciones musicales
de Alberdi en el grupo escultórico
          en su honor en San Miguel, cuidad       donde nació.                                                      












También
realizó una escultura
al Presidente
Avellaneda,
tucumano,
mecena,
y padrino de su boda

                                                               
 
















 Seguramente en el trajinar hipnótico de la urbe de la primer urbe bonaerense estas bellas imágenes son poco observadas y mucho menos admiradas por lo traseuntes de la Plaza de esa localidad de la Pcia de Bs As.






                                    Relieves
                                      que se
                                   encuentran
                                       en la
                               Casa Histórica
                                de Tucumán.


                               
Otras de sus obras fue el tintero presidencial realizado en oro,   el monumento a Avellaneda  en la plaza central de esa localidad del Gran Bs As. y  una fuente que se encuentra en Bahía Blanca delante de la Universidad.


Fallece el 7 de junio de 1936, en Bs As, pero  sus restos hoy descansan en un sepulcro en el Cementerio Oeste de San Miguel de Tucumán, aunque no me pareció de buena hechura, ni del blanco níveo del material con el que trabajó,  en su tumba un ángel anota la fructífera obra para
resguardarla en la eternidad.

Si queres también podes leer en este sitio:
Réplicas de Lola Mora en el Congreso Nacional
23 de mayo aniversario de la Fuente de Las Nereidas.

 Fuentes:
* Carlos María Toto, Leticia Maronese y Carlos Estévez (2007), Monumentos y Obras de Arte en el espacio público de la Ciudad de Buenos Aires, Colección cuadernos educativos, Ministerio de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires.

*  Prof. Antonio Sorich en: http://www.portaldesalta.gov.ar/lolamora.htm
* Nani A. Incollá (Idea, Coordinación General y Dirección Editorial) (2003). Guía Patrimonio Cultural de Buenos Aires. Dirección General de Patrimonio.  
*La Alameda, El primer paseo de la ciudad. Revista Buenos Aires nos cuenta nº 10. 1994.Correa, Elena, Lola Mora, Serie de Escultores Argentinos del siglo XX /2, Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, 1981, p. 4. Citado en "Escultura y Poder" de María del Carmen Magaz p. 62.
* María del Cármen Magaz (2007). Escultura y Poder. "Serie Arte" de Acervo Editora Argentina. 

Agradecimiento especial al Concejal de Rosario de la Frontera Carlos Jesus Maita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario