Buscar:

domingo, 21 de octubre de 2012

La Mujer en Africa.





África, un continente hecho de lágrimas femeninas. 






La situación de la mujer en África es una de las peores del mundo actual. Los índices de analfabetismo femenino, mortalidad materna, enfermas de sida, son algunos de los que toman las problemáticas de género en ese continente.
 
Efua Dorkenoo MUJIMA es una ghanesa oriunda de Cape Coast, de 63 años,  una referente mundial en el tema de mutilación femenina en África. Se formó como médica, se especializó en salud pública y desde hace treinta años lucha para erradicar la ablación, hoy, como directora de un programa especial contra MGF desde la organización Equality Now, con sede en Londres.
 Escucharla es meterse en un pasadizo que te lleva a una edad de piedra en pleno siglo XXI, con un registro completamente distinto de lo que entendemos por cultura.


El tema de las ablaciones o mutilaciones genitales  adquirió relevancia cuando una modelo famosa en lnglaterra, Waris Dirie, de origen africano se presentó a pedir ayuda en la ONU. 

Aún persisten prácticas de mutilación de mujeres principalmente en África, pero también se extiende esta aberración a otras zonas de países de Medio Oriente.

Puedes verla a Waris en este link:
http://www.youtube.com/watch?v=i4CyzbyRNQg

Si te interesa el tema, podes buscar  también la película sobre su vida, que incluye este ritual aberrante "FLOR DEL DESIERTO" y/o clikea sobre la foto e ingresarás a una nota que refleja los avances legales, pero no el cese de esta mutilación genital. 

Se trata de una práctica cultural, una operación que no se realiza con personal profesional de la salud ni en condiciones de asepsia necesarias. A las niñas, en su mayoría de África musulmana, se les extrae el Clítoris, vulnerando algunos de los derechos más básicos del ser humano como el de proteger la integridad de su cuerpo, a la salud físico-emocional, sólo con el fin de privarlas de placer. 

 Es un mecanismo complejo para controlar la sexualidad femenina en algunas sociedades, lo que refleja sí una desigualdad profunda entre los sexos y constituye una forma extrema de discriminación contra la mujer. Es  un reflejo de la falta de poder de las mujeres en esas comunidades donde la supervivencia depende de estar casadas y, a su vez, la mutilación está vinculada al matrimonio. Incluso las propias víctimas llegan a convertirse en defensoras de la práctica. La mayoría de las madres mutiladas repiten el ritual con sus hijas, porque creen que de esa manera evitarán que las niñas sufran más adelante el rechazo social.”

Esta terrible situación hizo que la misma Waris escapara de su aldea, antes de ser "cangeada" por un par de cabras cuando aun era una niña,   propuesta de matrimonio de su padre. Por eso cuando llegó a Londres y logró cierta notoriedad comenzó a denunciar en distintos foros internacionales este ritual que sufrió ella misma, pero pudo seguir "contándola" en vez la hizo perder a dos hermanas. Las víctimas sufren infecciones o hemorragias tanto en el momento de la práctica como por ejemplo en el momento del parto, lo que hace de esta mutilación la causal de un alto índice de mortandad femenina en África.

El cine nos muestra la situación y restricciones a los derechos que sufren las mujeres principalmente en el mundo musulmán como: Kandahar, Osama, La fuente de las mujeres, No me iré sin mi hija, Los niños del cielo, entre otras.

Los argentinos tenemos presentes las limitaciones que en ese mundo tienen las mujeres con su patria potestad a través del caso Arias Uriburu que tiene  retenidos sus hijos en Jordania.

No hay comentarios:

Publicar un comentario